En 2007, iniciamos nuestro proyecto con la recuperación de la producción tradicional del azafrán, desde la labranza y la fertilización de la tierra, la limpieza y la selección de los bulbos y el proceso de cultivo propiamente dicho.

La idoneidad y la riqueza de las tierras de nuestra zona nos impulsaron a ponernos en marcha para recuperar  la tradición. Nos entrevistamos con personas mayores del pueblo que habían participado de estas labores que deseábamos conocer y sentirlas  como una tradición de vida. Hemos recuperado la tradición de sembrar, cosechar, mondar y tostar a la antigua usanza y nos ha llenado de placer el aprendizaje de esta bonita y valorada especia.