Desde hace 10 años venimos recuperando el cultivo del azafrán, utilizando métodos ancestrales de cultivar, cosechar, mondar y tostar; tradición que se había perdido en las Peñas de San Pedro (Albacete).
Hemos puesto en marcha las enseñanzas de nuestros abuelos y abuelas con el fin de obtener azafrán de gran calidad y pureza. Cada una de las "briznas" ha sido mondada con suma dedicación y cariño, tostada con esmero y envasada en condiciones óptimas para así obtener un producto exclusivo.

Fotografía de Andres Garcia Gonzalez

press to zoom

press to zoom

press to zoom

Fotografía de Andres Garcia Gonzalez

press to zoom
1/7